Translate

domingo, 25 de diciembre de 2016

Estética de los estilos y trayectos de la historia pictórica.

Estética de los estilos y trayectos de la historia pictórica.

Fránkfort propone, sin quererlo, una hipótesis eurística, "se trata de interpretar el arte 'como una suerte de lenguaje codificado' para procesos que se producen dentro de la sociedad...": "hay un código"
En la actualidad hay una capa cultural como proceso de las democracias tecnológicas, es de suponer que "el código" es esparcido en esta acción comunicativa. Analizable como una moral del consumo o como proceso histórico o ambas, u otras.
Las estructuras de ACCION COMUNICATIVA(Habermas) orientadas a un acuerdo se vuelven cada vez más efectivas tanto en la reproducción cultural como en la interacción social o en la formación de la personalidad. Esta "capa cultural" permite el análisis de estilo mediante la comparación de un "constructo pictórico".
El cuerpo teórico de Fránkfort reconoce(como lo haría Verón para su semiótica) que la imagen problematiza la hipótesis eurística fundacional de la escuela, en tanto constructo histórico(Beltin). Como contrapartida del "Constructo Teórico" se alienan los trayectos de un artesanado cuya acción comunicativa en códigos estilísticos también problematizan el propio concepto de acción comunicativa en tanto producción.
Así la propuesta eurística de la hipotesis de Fránkfort se sintetiza en un stablishment epistemológico.
Años después los indicernibles(Danto) problematizan esta hipótesis también. Basandose en una economía de la reproductibilidad de la imagen para un artesanado tecnológico incipiente que había cambiado sus modos de producción gráfica con la aparición de las tecnologías digitales hacia los sesenta(Warhol). Esta impostura hacia un artesanado, no reconoce una capa cultural irreversible, una sociedad neodemocrática basada en la producción de códigos y metacódigos que trazan trayectos de significación estilística hacia una estética. Se problematiza la concepción ética, tanto de los discursos de Habermas como de Danto.
El concepto de "capsula en una red" vuelve a desestabilizar el paraiso nominalista y la problemática benjaminiana recobra vigencia como discurso y pensamiento estético en torno a la imagén pictórica.


Walter Benjamin, orígenes y consecuencias del concepto de aura:

El concepto de "aura" es el "horror vacui" de la iconografía medieval, en principio, aunque es propio del constructo pictórico(ut pictura poesis).
No es una crítica; filosoficamente Benjamin ve en el vacio de las imágenes un carácter iconoclasta en sentido inmanente, carácter inmanente de las imágenes que deposita la verdad filosófica por fuera del análisis semiológico y plástico. La problemática del concepto de aura no era este "esoterismo" de las imágenes, sino el apartarse del rigor crítico. Este platonismo de las imágenes parece en principio un ensayo iniciado por Benjamin que luego se estratifica en su pensamiento a la manera de una creencia. Esta creencia es para Benjamin, lo que se vería problematizado con la reproductibilidad técnica. El concepto está vinculado al artesanado. En este sentido es ambivalente a lo largo de su desarrollo.
La idea de reproductibilidad seduce como populismo de la imagen, pero su inmanentismo molesta, no solo por el "aura" y su sentido de "creencia".
Desde un punto de vista más biográfico, para el joven Benjamin este concepto le permitía "pensar" y continuar desarrollando su labor estética con originalidad.
Su contrapartida en Adorno es el concepto de mensaje en la botella, "la cápsula", la imagen como cápsula que se distribuye en la red comunicacional, ya no está supeditada a sus caracteristícas constructivas o de soportes, por lo tanto lo artesanal de la producción no marca diferencia en cuanto reproductibilidad.
Este mismo razonamiento es el que devuelve la pintura como oficio y arte profesional en tanto constructo pictórico(ut pictura poesis) a la esfera de un pensamiento estético que le es propio, menos urgente y más universal. La historia de la pintura no es una historia de las imágenes(Belting), sino un estudio del estilo y su carácter filológico(Nietzche). Mientras que el carácter ontológico que "la forma" adquiere, posibilita una epistemología dentro de una estética que es pensada en la "densidad" de la comparación de estilos como trayecto "metahistórico". Las razones que dan cuenta de las producciones estilísticas prescinden de una ontogenética y de lo generativo o performático del signo.
Lo indiscernible deja de caracterizar a la "imagen encapsulada" en tanto indiferenciación de los trayectos del estilo(Warhol), y este carácter comunicacional de la red establece una retroalimentación como mercado, en el sentido económico del análisis. El trayecto de estilo implica una creación sígnica que irrumpe en el mercado como cápsula de imagen pictórica, y como todo arte que yace sobre la originalidad de su estilo, trasciende el trayecto moral que le dio entidad. Se vuelve estética de una ética ya sea negativa o positivamente en tanto mercancía y sus consumos, atendiendo ya a las propias dinámicas de mercado. Subyace el constructo de un capital cultural como trayecto de estilo, que también caracterice zonas del mercado. El carácter ético de estas transacciones no tiene nada que ver con el indicernible(Danto) y es en principio incomprensible para el análisis nominalista de las imágenes en ese sentido.
La creación sígnica como vector en la red comunicacional de las nuevas sociedades hipercomunicadas, destronan a la galaxia gutenberg en cuanto a las relaciones de significación ontogenética y epistemológica del signo en tanto obra de arte(pintura).
Como ejemplo cito "dos trayectos estilísticos" de la Francia absolutista que influyeron durante el siglo XVII con una pintura propagandista de gobierno: Pousin, Le Brun(las evidentes diferenciaciones estilísticas entre escuelas de pintura francesa del SXVII no serán tratadas aquí).
El diálogo entre estos y otros trayectos estilísticos construirán una red comunicacional que zanja el camino a la ilustración, como cambio de paradigma en la interpretación y función del signo como hecho ético, social, político y económico; hecho sociopolítico ya conocido por los Médici. Lo homólogo de las situaciones históricas comparadas como trayectos estilísticos de la pintura está en el concepto de "cápsula en una red" que "transporta" una "creación sígnica", contrario a un nominalismo ético de las imágenes en su indicernibilidad o en la reproductibilidad mística de su aura.
Este intercambio tácitamente "lícito" de trayectos estilísticos, en una pintura propagandística("género histórico", como se lo suele llamar), como política cultural del gobierno frances durante el absolutismo; crearán la enciclopedia y el mercado frances de mercancias orientadas a un artesanado, como es sabido por todos.
"La moda" se proyecta como resabio de los trayectos estilísticos y como primeras experiencias de este balance inestable entre libertad creadora y de mercado.