Translate

jueves, 27 de abril de 2017

Arte, redes y digitalización.

Arte, redes y digitalización.

    Las artes y artesanías viven su mejor momento en años. En las redes, museos, street art, performances… los artistas y el público desplazaron la vida privada y sus formas características del óseo creativo, esparcimiento y recreación; modelando la economía y la política como expresión de la contemporaneidad. Netflix, y el mejor cine, adoptan discursos nuevos y relatos novelados adecuados para el simbolismo democrático del nuevo cosmos. Surgen poéticas por doquier, el diseño, la arquitectura, los utilitarios, asumen una estética material cual “formas” y accidentes hylèticos en el ether de la modernidad líquida. Cuestiones de forma y contenido se han disgregado en el ethos social dando forma a la “capsula”. El nuevo “enlatado” ridiculiza el nominalismo con procesos que ya no pueden comprenderse como “semántica” o “sintáctica” de una moralina del pasado.
    En este contexto surgen espontáneamente nuevas poéticas pictóricas y un público diverso que exige reemplazar, cubrir o descubrir esa inmersión del ser que proveía el cine químico de la gran pantalla. En este último año hemos visto un retorno del cine de pantalla grande con muchos estrenos a sala llena, lo mismo con, el teatro, conciertos, ballets, el circo y otras experiencias que responden a la absorción que provee la convención de la teatralidad implícita en todo espectáculo.     La publicidad convencional ha sido desplazada por esta misma razón; los pops, adds-on y push debilitaron las redes de los dispositivos cuya mayor interactividad podía servir a los fines de la recuperación de un marketing de instalación, punto plot e infomercial; que ya no responde a la moral de una sociedad democrática hiper comunicada y tecnológica. Marshal McLuhan adelantó la “naturaleza” de esta situación demostrando que los umbrales del “juicio”, de cualquier elección, decisión, preferencia, etc. se dividen por grupos de capacidades, situaciones y voluntades perceptivas diferenciadas. He aquí el nuevo diseño UX que viene a cubrir al “llame ya!!!”, pero con más “estilo” y mejor diseño. El mp3, el m4v, 4k-AVC, h264, las sugerencias de diseño google, la app y el java, entre muchas otra tecnologías, son creados y adaptados-desarrollados, con este criterio, en el que el medio, es adecuado para el mensaje que el receptor puede y quiere percibir. Sin detrimento de esta estrategia que nos permite hacer un video arte con un celular de alta gama o incluso con uno económico, sino por el contrario, la calidad de la media del “juicio” se ha elevado; y como la historia ha comprobado ya en varias oportunidades: “el público quiere más y mejor”!!!. No me imagino un nuevo Rococó, pero está claro que el mensaje no es el medio, y la acción comunicativa no se replica como en un panal de abejas. En cambio surge el gusto por estéticas que se permiten ensayar trayectos de estilo.
    La acción telemática describe mejor estos hechos estéticos de las nuevas tribus o clases.


Telemática.

    Beltin e incluso Glusberg han hablado de la “Telemática” como imagen que circula en un medio, aquí veremos otras concepciones de la "experiencia telemática" que se dan en la contemplación.
    También se introduce un concepto de tiempo-tácito a nivel del sujeto perceptor y por consiguiente los "trayectos de estilo" del mismo sujeto como productor en tanto recepción de la obra de arte. “Percepción” como juicio estético durante la experiencia contemplativa, donde “juicio” reviste el carater de modalidad cognitiva diferenciada de la interpretación típicamente pragmática y explicativa. “Juicio” que a diferencia de la recepción, en la contemplación, participa de una instancia creadora que atiende a la historicidad del sujeto(Jauss).
     En este sentido un giro dialéctico hegeliano recobra vigencia en torno a la concepción de una "Historia de los estilos", aparente contradicción estética la de una historia de los estilos que recién comienza en el arco infinito de posibilidades para el hombre actual; "los medios dejan de condicionar el mensaje" en favor de un artesanado con estilo, función y verdad cuyo constructo de lo real en trayectos estilísticos es algo bastante más complejo e interesante que una pragmática nominalista con su lógica de laboratorio y moralina de escaparate. Más lejana aun de una praxis sintética que se aliena violentamente en la imposibilidad del estilo y de la sociedad democrática como tal. Ambas imposturas generan un desajuste temporal claramente evidenciado en la falsedad de toda linealidad histórica. No puede coexistir la dialéctica, en cualquiera de sus escuelas filosóficas, con un “desajuste temporal” porque no sería racional, sino intencionado y tan solo reacción de una acción sin la correspondiente síntesis. La aporía hegeliana del fin del arte y la determinación teleológica acerca del espíritu absoluto, son consecuencias de su lógica basada en su "Fenomenología del espíritu" que podríamos "situar" o "explicar-divulgar", fuera de los claustros, como la unión de las tres almas atribuidas a la concepción platónica, en buen medida heréditas oriental, alma concupiscible, irascible y racional; el hombre  actual que ya todos conocemos.
    En este sentido los trayectos de estilo son los términos que engloban historicidad, tanto aparente como real, para una dialéctica hegeliana y para establecer la racionalidad de toda comparación en la que se sostiene el trayecto. Mientras que el desajuste de historicidad instalado, puede solo terminar en una subversión de todas las valoraciones a la manera nietzcheana, la alienación de los trayectos “implosionan” como en un relay o trigger de la electrónica, liberando una nueva realidad, revolucionaria, novedosa, original, pero no dialécticamente. A diferencia de esta dicotomía: Dialéctica/Alienación(desajuste temporal), el trayecto de estilo solo puede cambiar, evolucionando o involucionando, diferenciándose o pareciéndose, disgregándose o coagulándose, etc., ya que son la plasmación moral de todos los actos individuales en un “potlatch comunicativo”. Individuaciones que idealmente son la forma que asume el “diálogo privado del ser”. Un ser cuya “interioridad” y comportamiento se describen con el modelo de sujeto propuesto a continuación, para el cual, ni la duda, ni la existencialidad, o entidad… intervienen en su caracterización.


Modelo de sujeto postmoderno.



    En este modelo se propone un sujeto que en sus primeros "ensayos" llamé "postmoderno”(para denotar su estado de crisis crítica y deconstructiva); sucede que esos ensayos tienen más de 10 años.
    Este modelo está fuertemente influido por muchas “capas de consideraciones” que hacen a mi profesión laboral como educador, en la cual pensamos siempre al sujeto pedagógico en una red muy compleja de subjetividades, nociones, saberes, prácticas, teorías, creencias, costumbres, sistemas, etc., que estamos obligados éticamente a valorar, respetar, compartir e incluir. Ya que los derechos también hacen a una ética...
    El modelo se lo presenta como se propuso originalmente sin modificaciones, lo que implica que los términos explicativos están mayormente orientados a la estética.
    Los términos explicativos: “obra de arte”, “Filosofía” ; hablan de un análisis circunscripto a mi interés y experimentación en el ámbito exclusivo de la pintura en relación a la imagen y su multiplicidad de concepciones vigentes, semióticas, antropológicas, estéticas. Por ejemplo; en nuestra cultura latinoamericana de formación artística profesional y universitaria, la estética fue hasta hace pocos años, un área de estudio que adoptaba el carácter de las cátedras y catedráticos. En términos generales se deambulaba entre diversas consideraciones hylèticas, eidéticas y espirituales.
    Estas cuestiones refieren a la experiencia filosófica del hombre actual en el extremo del eje filosófico llamado: “AGREGACIÓN” cuya acción filosófica contemporánea es analítica, deductiva e inductiva. Gracias a estas consideraciones se evitan los reduccionismos y la “anfibiología” en saberes históricos o antiguos, y en “modas”, sucesos o prácticas espontaneas; incluyendo la totalidad de las prácticas morales, arqueológicas, históricas, de conservación, etc. Las trazas históricas recobran posibilidad cuando menos en los claustros.
    En el otro extremo del eje filosófico se halla la “DESAGREGACIÓN”, proceso deconstructivo característico del hombre contemporáneo en cuanto actor social, gnoseológico, político, económico, moral, etc. Los datos hýleticos son para este sujeto una deconstrucción que han atravesado el eje psicológico, como huellas mnémicas que dan base experiencial a sus saberes expresados en conceptos; estos “preconceptos”, como en sus sueños, son posibilitadores de sus “ideas prístinas”(en el esquema del modelo lo denomino: “surgimiento de la idea”, por estar refiriéndome en aquel caso a una experiencia pictórica) que a través de, o en su posible propiedad sintética o teleológica; establecen una fenomenología. No creo necesario comparar esta concepción de fenomenología con otras como la de Husserl, o la Hegeliana misma, ya que esta última, a diferencia de un reduccionismo taxonómico del espíritu(“espíritu”: como concepto hylètico y teleológico de la filosofía o estética actual), se encuentra aun vigente en las múltiples trazas posibles de la historia de estilos. Toda deconstrucción “desagrega” una metodología procedimental, referida aquí con el explanandum: “conceptos procedurales”. Los mismos se encuentran desarrollados en mi tesina de licenciatura sobre la imagen(pintura y cine comparado). Es un ejemplo de desagregación articulado con el eje psicológico: “APROXIMACIÓN”. Esta comprende el carácter científico del ser democrático actual, con la ciencia, el método, y la técnica experimental. La “poesis” es un ser posible y actual que es necesario desacralizar e independizar, hacia la esfera propia de las acciones artísticas, creativas y sociales. También como idea teleológica o traza metahistórica que comparte características fenomenológicas con la imagen como en “Lugares y destino de la imagen”(Un curso de poética en el Collège de France), de Yves Bonnefoy. Platón consideraba a la imagen un residuo no deseable en el camino hacia la idea, que no ameritaba el exilio de su polis cual los actores, ya que inevitablemente acompañaba a “sus esclavos” hacia “su liberación”...
     Esta cita a la poesía amerita que me detenga en una explicación pormenorizada del “Modelo de comunicación visual”, propuesto en mi tesina, antes de continuar con los “tropos” del eje psicológico y su topología mnémica cuya alienación es la “idea”, para este modelo de sujeto propuesto. Un sujeto tal, constituye su ser en el “todo” de estas relaciones entre los ejes psicológico y filosófico, es por esta imposibilidad o ficción, “cautiverio”, de aislar el ser a su antinomia, que se compara la alienación con un “tiempo tácito”. Tiempo no material en el sentido del uso horario o la finitud física del cosmos, “el horizonte de expectativas”(Jauss) caracterizado en la “acción” develadora hacia la idea como una forclusión. Psicosis en la que puede perdurar la imagen, una conclusión, un resultado algebraico, etc., en su puro desagregado: “La Idea”.
    El álgebra que confirma la teoría de la relatividad o la existencia de los agujeros negros es la expresión completamente alienada en una “idea” forcluida entre la articulación de ambos ejes.


Modelo de comunicación visual.



    Este modelo fue presentado en el marco de un coloquio para su defensa y en tal sentido anticipaba los posible “trayectos aporéticos” de su crítica. El “pensamiento anfibio” ha sido durante mi vida académica y ya como artista, un insulto profesional. En mi voluntad de generar el dialogo y sus posibilidades, intenté persuadir tanto el prejuicio como la falta de retórica que se acostumbra en los claustros que no gozan de libertad académica o seriedad, considerando a la mayéutica un vicio.
    El abordaje de la imagen para los estudiosos del arte, es de una gran complejidad, que a lo largo y ancho de las diversas culturas y trayectos históricos, propusos diversas consideraciones del ser. Es por esto que en principio el modelo propone abarcar en su tesis el concepto de “Útil a la mano”, como estrategia metodológica para ponerlo en crisis y estudiarlo en este contexto, para finalmente anularlo. El modelo propuesto va totalmente en contra del ser tradicional, en el que pueda surgir una concepción tal, acerca de la técnica en relación al ser ontológico. Demostrando que el concepto de “útil a la mano”, no necesariamente, “es en relación al ser” de la ontología clásica o existencial. La historicidad de un procedimiento, una técnica, una herramienta o un “dispositivo”, está inmersa en una red de relaciones mucho más compleja y cambiante.
    Lo determinante que conforma la diferenciación del modelo de comunicación visual es su lógica. La lógica de este sujeto es topológica, dado que sus “tropos” son del eje psicológico y mnémico, de cuya alienación es la “idea”, los términos restantes hacen a la ciencia, técnica, experiencia, arte, etc., el “mundo” del hombre actual. El “Asir metafórico visual” comprende todo el arco de experiencias perceptibles y contempladas(valga la redundancia) por este sujeto “topológico” y “mnemico”.

    La comparación de “útil a la mano” con el “Asir metafórico visual” puede ser ahora completamente desestimada, luego de esta aclaración de la estrategia retórica utilizada para anular aquel concepto y subsumir su tesis en otra concepción, que diferencie y valorice el sujeto creador en relación a la técnica.
    Además se le recuerda al lector el modelo clásico de comunicación lingüística simplificado en su eje fundamental, común a todos los modelos aceptados, es decir el canal comunicativo bidireccion al elemental de toda habla, para facilitar la comparación y reconocimiento de la desviación existente en toda comunicación visual que he dado en llamar: “Asir metafórico visual”.


Pierce y la contemplación como explanandum(desagregado) de la forclusión creativa (Lógica topológica y mnémica según la ley en Pierce, y persistencia de esta lógica en toda percepción visual)
  
En mi tesina se pone en crisis algunos considerandos de la semiosis social, estos son:

_El sentido de la producción social no es estático, no está definido por un código.
_Solo hay tres órdenes de producción significante que son los de la segunda tricotomía de Peirce, a saber: Icono, Indice, Símbolo.
_La materialidad del constructo de lo real se debe a la primera tricotomía de Peirce, a saber:
Signo[Peirce=una cualidad que es un signo] / Discurso social,
Objeto[Peirce=existente que es un signo] / Representaciones,
Interpretante[Peirce=ley que es un signo] / Operaciones.

Con esta analogía que impone la semiosis social se anula el carácter aristotélico de la semiótica de Peirce y también el sujeto que nunca pudo ser “enunciado” por Peirce, cuya busqueda fundamenta, a lo largo de todos sus textos, un sujeto subjetivo(de aquí la arbitrariedad del signo peirciano) que accede a la ley de su lógica eidética(fanerones), partiendo desde el índice como solución a la característica problematización de la aserción o aseveración del “Mundo” después de Kant. Peirce retoma a Aristóteles, adentrandose en el estudio de su lógica hylètica para comprender el silogismo hipotético en su carácter asertórico, pero diferenciándose del ethos hylético cualesquiera que fuese. Apartándose del logos reconoce el mundo sensible del hombre como pasible de ser comprendido por la semiótica de su época. El carácter asertórico del silogismo aristotélico reinterpretado por Peirce, como el lo sostiene repetidas veces, fue la concepción original de Aristóteles. Esta diferencia es la que da consistencia y verdad a su concepción triádica de la percepción sensible, comenzando por el índice. Claro que esta concepción es posible gracias a la vieja noción de “Faneron”, una concepción de idea en la que se “cruzan” la sensibilidad y la ley.      Concepción muy difícil de rastrear en la actualidad y que el sistema jurídico inglés le debe su carácter; ethos que ya no comprenderemos ni siquiera arqueológicamente. Pero intentaremos comparar con la contemplación artística mediante el modelo de comunicación visual y la puesta en crisis de las reglas constitutivas(operaciones) veroneanas; declarando una cuarta dimensión problemática a las ya establecidas por Verón, a saber:

1° Dimensión: Intertextualidad en el mismo universo discursivo(Las operaciones productoras de sentido son todas dependientes de la metonimia y dadoras de  materialidad para la red de circulación infinita. El concepto de índice de Peirce es alterado en este sentido por ser concevido unicamente como una contigüidad metonímica.)
2° Dimensión: Intertextualidad entre universos discursivos diferentes.
3° Dimensión: Textos mediadores

   Finalmente estas dimensiones pueden ser comparadas por analogía con la tercera tricotomía, a saber:

1° Dimensión / Rema: signo para el interpretante de posibilidad cualitativa(la cualidad discrimina dentro de un mismo universo discursivo gracias al “signo de esencia”)
2° Dimensión / Signo Dicente:  signo dicente para el interpretante(el interpretante diferencia los universos discursivos)
3° Dimensión / Argumento: Signo para el interpretante que es ley(la semiosis como construcción de lo real y el poder como regulador de los discursos)

    Aquí es donde el “Asir metafórico visual” diferencia la concepción de “índice”, y por contigüidad, la de signo también; tanto de la concepción Peirciana como de la Veroniana. El sujeto propuesto muestra que dicha percepción sígnica “primaria” o elemental(en Peirce), es lógica y mnémica para la topología del modelo de sujeto y el modelo de comunicación visual aquí propuestos. Un acceso contemplativo al mundo.


Cápsula y principios de la creatividad, tautología y tabla de verdad.

    En este mismo blog en la entrada: “Estética de los estilos y trayectos de la historia pictórica.”
http://claudiofrascarte.blogspot.com.ar/2016/12/estetica-de-los-estilos-y-trayectos-de.html
se dio una introducción al concepto de “capsula”. “Capsula” que justifica la situación actual de la pintura como arte y su resurgimiento en las nuevas redes y situaciones comunicacionales.
    Esta situación también propone el modelo de comunicación visual citado arriba, presentado en este mismo blog: http://claudiofrascarte.blogspot.com.ar/2017/01/modelo-de-comunicacion-visual.html
    Para mayor información referirse a la tesina también publicada en este blog:
http://claudiofrascarte.blogspot.com.ar/2016/11/tesina-de-licenciatura-en-artes.html
    ó aquí directo al pdf comprimido:
https://drive.google.com/file/d/0B-xc0CVQO541Yk5xSl9UQ00xR2M/view
    Sin embargo algunos conceptos expresados arriba y a continuación, que están desarrollados en la tesina ampliamente, serán expuestos sin más explicación que la fundamentación de sus principios, como otra forma más de ponerlos a prueba ante los especialistas.
    “Conceptos Procedurales”, principios:

1) Conceptos Procedurales: son aquellas dinámicas de producción que subyacen en los dispositivos.
2) Logaritmos Procedurales: las dinámicas propiamente dichas.
3) Creación Sígnica: producción según conceptos procedurales.

    El concepto de dispositivo es puesto en crisis aquí, sin abandonarlo, podemos entenderlo como el resultado concomitante al tercer principio de los “Conceptos Procedurales”, a saber: “La Capsula”. Continuemos...
    En el primer principio se expresa la noción de dispositivo desde el concepto de logaritmo procedural, en el segundo se establece como principio dicha concepción y en la tercera se confirma la inferencia. Ya que dado un concepto procedural hay un logaritmo procedural por lo tanto hay una creación sígnica. Por lo que el argumento es conocido previamente, la inferencia es modus ponens, ya que la posibilidad de un modus tollens es impropia a la comunicación. Esto queda evidenciado en el primer axioma de la comunicación: A) La imposibilidad de no comunicar.

AXIOMAS DE LA COMUNICACIÓN.
A) La imposibilidad de no comunicar
B) Los niveles de "contenido" y de "relación"
C) La puntuación de la secuencia de hechos
D) Comunicación "digital" y comunicación "analógica"
F) Interacción "simétrica" e interacción "complementaria"

De tal forma que la demostración algorítmica del logaritmo procedural es posible mediante una tabla de verdad. Para hacerlo vamos a expresar los principios de los conceptos procedurales en términos de una "dinámica", implícita en el primer axioma de la comunicación.

A) En todo hecho existe una dinámica procedural.
B) Siempre hay una dinámica procedural.
C) Toda dinámica es un hecho procedural.


La validez lógica de los principios de los “Conceptos Procedurales” queda expresada en términos comunicacionales(en cuanto imagen). Su tautología le asigna validez, como en los juegos de lenguaje(Wittgenstein). Ya que la condición de juego junto con el primer axioma de la comunicación, establecen que sus "reglas" deben ser validas para todos los juegos posibles(todas las imágenes posibles analizadas mediante “Conceptos Procedurales”). Por lo tanto los principios de estas reglas de juego(creación sígnica) también deben serlo. Y al mismo tiempo establece que un hecho(visual) es una situación dinámica que llamamos en los principios: "creación sígnica".


El sujeto pedagógico y la experiencia educativa de las artes.

    La “capa cultural” que construye al sujeto actual, dado en una educación de calidad, es de un espesor tal, que es irreversible ontológica y psíquicamente.
    En la experiencia áulica actual es muy común lograr avances significativos en integración de grupos y aprendizaje, que demuestran la funcionalidad del modelo de comunicación visual aquí propuesto, tanto como el concepto de capsula que permite desarrollar trayectos históricos comparados con facilidad en cualquier aula.
    La diferenciación reside en la modificación actitudinal alcanzada positivamente en desfasados y fracaso escolar con NBI que, logra revertir esta situación.
    La traza de un horizonte de expectativas, en educación artística, mediante un eje oculto que responda generalmente a una estética de los estilos y trayectos de la historia del arte, mejora el actitudinal y el aprendizaje aunque con la persistencia de carencias lexicales. Esta aparente “falencia” en la que las carencias lexicales persisten, es justamente lo que refuerza y justifica la concepción de comunicación visual aquí expuesta.